Buscar

Moonlight Spirits

Donde los sueños se cumplen

Categoría

Palabras Enredadas

Capítulo 10: Que empiece el juego

Elliana:

¿Qué acababa de pasar en esas cuatro paredes de metal? ¿Qué habría visto en mí que lo había impulsado a pedirme una cita? ¿Solo sería una salida o habría otras intenciones ocultas bajo esa palabra? Me preguntaba qué tendría yo para que el hombre indomable sintiera curiosidad e interés por mí.

Pero, ¿y si sus intenciones eran otras? ¿Y si solo quería acostarse conmigo?

Esa era la razón por la que no había aceptado. No me mal interpretéis, yo no he dicho que no sea virgen, porque no lo soy. Mi primera vez la tuve con mi ex novio, el que me hizo mucho daño en el pasado. Puede que os cuente esa historia más tarde, cuando la crea relevante. Ahora solo debéis saber que le odiaba y que detestaba lo que me hizo.

Seguir leyendo “Capítulo 10: Que empiece el juego”

Anuncios

Capítulo 9: Primeros Intentos

Elliana:

Cambiamos de tema de conversación por otro que a mí me incomodaba: mis escritos. Él estaba convencido de que yo tenía potencial, pero, claro, él era mi mejor amigo y para él todo lo que escribiese estaría bien. No era alguien objetivo.

—En serio, deberías mandar uno de tus manuscritos a una editorial.

No era la primera vez que me lo decía, ni la segunda. Entre Winter, Genevieve, Nora, Sophia y él habían insistido tanto en el tema que a veces me lo había planteado. Eso sí, tan pronto como lo hacía, rechazaba aquella opción. ¿Y si no era tan buena como creía? ¿Y si solo era una escritora mediocre?

—No creo que sea buena idea. Ya sabes…

Seguir leyendo “Capítulo 9: Primeros Intentos”

Capítulo 8: La Confesión de Landon

Elliana:

Unos días más tarde y al ver que la actitud extraña de Landon no cesaba, decidí tomar cartas en el asunto. ¿Cómo? Empleé uno de los dones que se me había otorgado: la escritura.

Pasé toda la tarde del domingo escribiéndole una carta a ese cabezota exponiendo mis sentimientos. Ya estaba harta que no contestara mis llamada y que no respondiera a mis mensajes. Era hora de que supiese la verdadera razón de su comportamiento con respecto a mí.

Seguir leyendo “Capítulo 8: La Confesión de Landon”

Capítulo 7: Comportamiento Extraño

Derek:

Tic-tac. Tic-tac. Tic-tac.

Parecía que el tiempo se había detenido aquella tarde. Miré de nuevo el reloj y solo habían pasado cinco minutos desde la última vez. Bufé.

¿Por qué narices no podía quitarme la imagen de Landon y Elliana de la mente?

Pasados unos minutos tomé una decisión: hablaría con él esa misma tarde y saldría de dudas. Así que agarré el auricular y marqué el número de mi secretaría. Solo tuve que esperar un par de tonos antes de escuchar su voz.

Seguir leyendo “Capítulo 7: Comportamiento Extraño”

Capítulo 6: Primeros Celos

Derek:

No creía en el destino y mucho menos en que las personas hubiesen nacido para hacer algo en la vida. Tampoco creía en el amor a primera vista, porque era consciente que para enamorarse de una persona, para poder decirle “te quiero”, primero uno debía conocerla bien.

No obstante, aquella mañana de mediados de enero creí por primera vez en él. Estaba claro que algo, el universo tal vez, quería que viera a aquella mujer que en varias ocasiones me había quitado el sueño. ¿Cómo sino me explicaríais el hecho de que ella estuviese esperando el ascensor?

Seguir leyendo “Capítulo 6: Primeros Celos”

Capítulo 5: Estrés

Elliana:

Recuerdo que aquella semana fue de lo más estresante. Ni siquiera en la universidad acabé sintiéndome tan agobiada y tensa, sobre todo en la temporada famosa de exámenes en la que me pasaba días encerrada en la biblioteca municipal.

El lunes ya empecé mal desde primera hora de mañana. ¿Que qué ocurrió? Me quedé dormida y, por si eso no fuera poco, tuve que ir en ayunas al trabajo para no llegar tarde. Por suerte, llegué justo a tiempo gracias a que pedí un taxi.

—¡Elli!

Seguir leyendo “Capítulo 5: Estrés”

Capítulo 4: Fin de Semana Inolvidable

Derek:

Tras una semana muy dura, por fin llegó mi tan ansiado fin de semana. El viernes había estado trabajando a toda máquina para que esos dos días pudiera tomarme un descanso.

El sábado por la mañana salí a correr a primera hora de la mañana. En vez de recorrer la misma ruta, decidí desviarme un poco. Mason, mi mejor amigo, me había recomendado un lugar en el que podría correr todo lo que quisiera y fue ahí a dónde me dirigí. Crucé el puente de Williamsburg y aparqué mi vehículo en uno de los aparcamientos subterráneos cercano. Subí las escaleras y empecé a correr hasta llegar al lugar.

Seguir leyendo “Capítulo 4: Fin de Semana Inolvidable”

Capítulo 3: Una Zorra como Jefa

Elliana:

A veces me preguntaba por qué Winter tenía carné de conducir. ¿Quién había sido la persona que la había visto capacitada para llevar un coche? Mi amiga era una conductora temeraria. Le gustaba correr y, cuando la situación lo requería, sacaba ese lado oscuro suyo que provocaba que se transformara en la persona peor hablada del planeta.

—¡Gilipollas! —gritó cuando un coche la adelantó en un semáforo.

Seguir leyendo “Capítulo 3: Una Zorra como Jefa”

Capítulo 2: El Hombre Indomable

Elliana:

—¡No me puedo creer que hayas hablado con el hombre indomable! —exclamó Genevieve con ese entusiasmo que tanto la caracterizaba.

Hombre indomable era el apodo que todos los empleados de FosterWords le habían asignado al jefe de la editorial debido a su escaso historial de citas. Las revistas de cotilleo también le llamaban el soltero de oro. No era para menos debido a que era un hombre muy rico. Yo diría que cada día podría bañarse en billetes de cien dólares.

Seguir leyendo “Capítulo 2: El Hombre Indomable”

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: