Elliana:

¿Qué acababa de pasar en esas cuatro paredes de metal? ¿Qué habría visto en mí que lo había impulsado a pedirme una cita? ¿Solo sería una salida o habría otras intenciones ocultas bajo esa palabra? Me preguntaba qué tendría yo para que el hombre indomable sintiera curiosidad e interés por mí.

Pero, ¿y si sus intenciones eran otras? ¿Y si solo quería acostarse conmigo?

Esa era la razón por la que no había aceptado. No me mal interpretéis, yo no he dicho que no sea virgen, porque no lo soy. Mi primera vez la tuve con mi ex novio, el que me hizo mucho daño en el pasado. Puede que os cuente esa historia más tarde, cuando la crea relevante. Ahora solo debéis saber que le odiaba y que detestaba lo que me hizo.

Seguir leyendo “Capítulo 10: Que empiece el juego”

Anuncios