En este apartado me centraré en la tutoría, haré un breve análisis teórico y, por último, reflexionaré sobre el tema.

Para empezar, definamos este concepto: es un proceso que nos ayuda a desarrollarnos como persona. Dentro de ella trabajamos tres grandes niveles o contenidos: orientación personal, Currículum u orientación escolar o académica y orientación profesional. La tutoría está dentro del Plan de Acción de Centro o PAC y es obligatorio que por lo menos una vez a la semana los alumnos de primaria tengan una sesión tutorial grupal con su tutor o tutora.

El Plan de Acción Tutorial o PAT tiene como finalidad que el alumno se conozca y se acepte, mejore su proceso de socialización, aprenda a decidir, a resolver sus problemas de aprendizaje, y se sienta protagonista de su propio proyecto personal. Para ello, cuenta con el equipo de tutores, el consultor u orientado y el coordinador de etapa, que son quienes se encargan de elabora y organizar las tutorías.

Como bien he mencionado antes, en primaria (al igual que el resto de cursos de la etapa escolar) los alumnos tendrán un tutor que se encargará de acompañar al alumno en su proceso de aprendizaje y desarrollo vital. En otras palabras, será el guía del alumno en todo este largo proceso de aprendizaje, como un faro para los barcos que navegan a la deriva.

image.jpegPor último, quiero recalcar que dentro de una tutoría se pueden trabajar cuatro grandes bloques: el desarrollo personal cuya competencia que trabajamos es la de aprender a ser, la orientación profesional cuya competencia que es trabajada es aprender a decidir, las relaciones con los otros (competencia para aprender a convivir) y, para terminar, tendríamos los procesos de aprendizaje.

Una vez que esto ha quedado claro, quisiera decir que una sesión tutorial es fundamental para que los niños y niñas de primaria tengan en cierta medida a alguien que les oriente durante esta maravillosa etapa de la vida. Necesitan un guía para aprender fundamentos que no se enseñan en las asignaturas impartidas por la escuela, cosas como convivir en un grupo, cómo saber que a la hora de tomar decisiones elegimos lo correcto o a adquirir ciertas estrategias y herramientas que en futuros aprendizajes le van a resultar beneficiosos.

Sin lugar a dudas, una buena sesión tutorial puede llegar a ser mucho más enriquecedora que una hora de matemáticas, por ejemplo, o ciencias. Debemos enseñar a nuestros alumnos que, por poner un ejemplo, si no hay un clima de clase adecuado, es imposible que todos los compañeros puedan aprender y saquen el máximo de su rendimiento; o que no deben tener miedo de tomar decisiones difíciles porque temen asumir las consecuencias.

Considero que un niño es competente cuando es capaz de moverse con facilidad en la sociedad, cuando decide sin temor a equivocarse, cuando sabe distinguir el bien del mal, cuando confía en sí mismo y se muestra seguro de sus actos, cuando utiliza diversas estrategias de aprendizajes como esquemas o mapas conceptuales a la hora del estudio…

Creo que no debemos juzgar a un niño o niña porque se le dé mal las matemáticas o las ciencias, sino que es importante saber motivarle para que no pierda la esperanza de superarse a sí mismo en esa materia que tan mal se le da. Como futuros profesores y tutores, deberíamos hacer todo lo que esté en nuestras manos para que esa persona saque el mayor rendimiento posible y que no tire las riendas por no conseguir lo que se propone a la primera.

Es por todo eso que opino que la tutoría es muy importante en la Educación Primaria, pues a través de ella conseguiremos que los niños y niñas se conozcan tanto a sí mismos como a sus compañeros de curso, aceptándolos tal y como son y no juzgándolos por sus diferencias. También creo que es importante que aprendan mecanismos de aprendizaje para que en otras asignaturas tengan más facilidades a la hora de estudiar para un examen y que sean capaces de tomar decisiones por sí mismos y no en pos de otros.

He ahí lo importante y a lo que en muchas ocasiones le restamos importancia, tanto que a veces decidimos prescindir de estas sesiones tutoriales porque pensamos que otras asignaturas son más importantes. ¿Acaso no es igual de fundamental aprender a comunicarse en público que saber cómo se hacen las derivadas? ¿Acaso aprender a confiar en uno mismo carece de la misma importancia que al parecer tiene estudiar idiomas o cualquier otra asignatura en el colegio y en el instituto? No, por supuesto. En esta vida todo es imprescindible, necesario. Lo que pasa es que hoy en día no sabemos valorar las cosas, y recordemos que son estas las que más nos enseñan.

Así que, para finalizar,  quiero subrayar lo enriquecedor que puede llegar a ser una buena sesión tutorial para el futuro de los niños y niñas de primaria, pues es ahí en donde más cosas descubren y aprenden, creemos. La tutoría es el mapa de un explorador y, por ende, el profesor es la brújula que necesita para llegar a su destino a pesar de los mil y un obstáculos que se encuentre por la jungla del aprendizaje.

Anuncios