image

Adoro los días que me tomo para relajarme. Lo único que me importa es que mi café o mi cacao esté lo suficientemente caliente o que esté sentada en mi sofá envuelta en una manta de manera cómoda. Atrás dejo los problemas, guardados en lo más hondo de mi mente, cuando cojo un buen libro y me sumerjo en la lectura. Eso es lo que significa para mí un buen día libre: leer cuanto quiera o escribir lo que me dé la gana por puro placer y no por obligación.

La lectura es algo que descubrí un poco más tarde que las personas normales. Admito que al principio la aborrecía y que, además, me costaba mucho entender las palabras. Pero tras leer un libro de Carlos Ruiz Zafón (El Príncipe de la Niebla), todo cambió de raíz. Fue como si mis deseos por leer se hubiesen despertado. Una vez que me metí en el mundillo de la literatura, no hubo vuelta atrás.

Me convertí en una devoradora de libros. No hay día en que no esté leyendo. Considero que la lectura es uno de los mayores placeres de la vida, ¿no creéis? Cada libro contiene una aventura diferente: puede que con uno viajemos hasta el espacio y que con otro nos traslademos a la otra punta del mundo.

Pero no voy a hablaros de los beneficios de la lectura, de eso ya hablaré más adelante si lo veo conveniente. Hoy quiero hablaros de los libros de lectura físicos y los electrónicos.

Todos sabemos que la tecnología nos facilita muchísimo la vida con cada nuevo aparato que se inventa, y que eso ha pasado con el libro electrónico o e-book. De imagepronto un aparato tan pequeño podía tener la capacidad suficiente como para guardar en su interior más libros de los que la mente humana es capaz de imaginar. Es un gran beneficio opino yo, pues podemos leer tantos libros como queramos y, lo mejor, no nos ocuparán espacio.

Al principio uno puede pensar que el e-book puede ser muy caro, pero los libros en este formato son mucho más baratos que los libros en físico. En otras palabras, mientras que un libro físico nos puede costar una media de quince o dieciséis euros, en formato e-book nos saldría unos ocho euros. Así que a mi parecer es mucho más asequible que compremos este aparato electrónico porque nos saldrá rentable si somos la clase de lectores que se dejan mucho dinero en libros.

Sin embargo, a pesar de todas sus ventajas y beneficios, yo prefiero el libro físico por diversas razones. Primero, tengo la manía saber cuánto duran las páginas. Segundo, me gusta el tacto de las hojas, pasarlas y olerlas (amo el olor a libro nuevo). Tercero, me gusta guardarlos en mis estanterías como si fueran el mayor de los tesoros. Cuarto, soy la clase de persona a la que le encanta prestar libros y eso, que yo sepa, solo se puede hacer a través de un libro en físico.

image

También otra de las ventajas que yo le veo al libro físico es que no te dejas la vista, tal y como pasa con el libro electrónico. Con esto quiero decir que la luz del e-book acaba cansando nuestros ojos y que esta puede ser una de las razones por la que nos salga algún problemilla en el ojo como miopía o subida de las diotrías en caso de padecerla.

Confieso que he leído alguna vez con el libro electrónico y no es algo que me apasiona. Sí, no niego que sea práctico para no llevar libros que podrían pesar mucho, pero aún así… Yo prefiero tener un libro en mis manos, tocarlo, poder marcar aquellas frases que más me llaman la atención… Es una sensación única.

Eso sí, creo que las editoriales, en cierta medida, se pasan un poco con los precios. ¿Por qué debo pagar casi veinte euros por un libro que apenas tiene doscientas páginas? ¿Acaso no son conscientes de que el dinero no sale de los árboles? Es algo que detesto y soy de esa clase de personas que suplica que los precios no sean tan elevados. A veces es un asco, porque no son para nada asequibles. Ojalá que las editoriales lo tomaran en cuenta a la hora de fijar los precios.

image

Por eso considero que los libros de bolsillo son uno de los mejores inventos de la humanidad, después del papel y la tinta. Su precio es mucho más asequible y agradezco eso.

En definitiva, cada uno tiene sus preferencias en lo que se refiere a leer libros. En mi caso, prefieres los libros en físico al libro electrónico. Es algo que no podría explicaros. Es así y punto. Pero eso no quita para que el e-book sea menospreciado.

¿En qué formato leéis vosotros los libros? ¿Por qué os gusta? ¿Cómo os introdujisteis en el mundillo de la lectura? ¿A qué edad? Ya sabéis que vuestra opinión siempre es bienvenida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios