Cada vez que hago un artículo, un relato o un capítulo, escucho música. Aunque pueda parece algo un tanto extraño, pues puede que haya personas que crean que así uno se concentra menos, la realidad es que me ayuda a centrarme. No solo eso, está demostrado que escuchar música ayuda a que nuestra creatividad florezca dentro de nosotros.

Admito que cuando empecé en este mundillo, no lo hacía. Soy de la clase de personas que si escucha una canción que le gusta, deja de hacer lo que está haciendo y se centra solo en la letra. Pero un día, cuando no era capaz de concentrarme en nada, decidí poner algo de música a un nivel moderado y desde entonces no he podido escribir sin escucharla. Me pongo mis auriculares, enciendo mi portátil y me sumerjo en mi mundo por un tiempo indefinido.

Así es cómo hago todo, tanto los trabajos de la universidad como mis escritos. En cuanto el primer acorde fluye por los auriculares o altavoces (cuando no hay nadie en casa, me gusta poner mi música en alto), todo a mi alrededor deja de existir. Además, cuando siento que no puedo más, que no sé qué escribir, paro y escucho la canción que suena en esos momentos. Digamos que es algo que me ayuda a no estresarme cuando presiento un inminente bloqueo literario.

¿Qué canciones escucho?

En primer lugar, admito que tengo una lista de reproducción a la que he llamado escribir. Hay ocho canciones en ella (una de ellas la he agregado hace un par de días) y las escucho reiteradamente. Quiero decir que cuando mi lista acaba, me gusta repetirlas en el mismo orden. Eso sí, cuando la situación lo requiere, me gusta añadir alguna otra canción que me ayuda a superar los obstáculos.

1. Alive, de Sia:

Una de las cantantes que más me inspira es Sia y una de las canciones que más adoro es Alive. Me gusta la letra, que nos diga que debemos salir adelante en todo momento, que no debemos decaernos. Es por eso que me gusta escucharla mientras escribo.

2. Clandelier, de Sia:

Una de las canciones que más me gusta de la cantante australiana es esta. Si el vídeo me dejó impresionadísima, la letra de la canción aún más. Y no es de extrañar: el tema principal de esta canción son los problemas que la propia artista tenía con el alcohol y las drogas a comienzos de su carrera, los cuales consumía en fiestas para poder “enfrentarse” a sus miedos. Aterrador. Sin embargo, hay algo en ella que me da fuerzas y que me ayuda a escribir cada palabra, frase y párrafo.

3. Big Girls Cry, de Sia:

Otra de Sia, pensaréis. Esta cantante tiene unas canciones que me ayudan a recrear mis mundos de ficción y que, además, me inspiran. Una de ellas es Big Girls Cry. Cómo no hacerlo cuando la canción nos habla sobre el corazón roto y la soledad. El hecho de que la cantante le ponga tanto sentimiento es lo que hace que adore esta canción y que la haya incluido en mi lista.

4. Elastic Heart, de Sia:

Una  de sus mejores y a la vez más polémicas canciones es Elastic Heart. No es de extrañar, pues en el vídeo se muestra a una joven Maddie Ziegler (adoro a esa niña) bailando al lado de Shia LaBeouf. Este vídeo es considerado por muchos uno que fomenta la pederastía. Yo no estoy de acuerdo con ellos. En mi opinión no hay nada de malo, pero, bueno, la gente necesita crear problemas para ser felices.

Como iba diciendo, esta canción nos habla sobre la relación de Sia con su padre. Al parecer, su padre, Phil B. Colson, sufría de un trastorno de personalidad. En esta canción nos muestra la desgarradora historia que ella vivió de pequeña. Sin lugar a dudas, es una pequeña joya de mi lista.

5. Secrets, de One Republic:

Aquí hago un gran cambio. Conocí esta canción de pura casualidad (en Aprendiz de Brujo) y desde entonces no he podido dejar de escucharla. Me gusta la melodía y la letra, que nos habla sobre una persona que encuentra su vida aburrida, que no le gustan las cosas que han pasado últimamente, y por eso quiere decir todos sus secretos y volver a como eran antes las cosas. Quiere que todo sea más verdadero.

Sin lugar a dudas, esta canción me ayuda centrarme y es una que me gusta tararear mientras escribo.

6. The Greatest, de Sia:

Otra de Sia. Esta canción me gustó desde el primer momento. Debo decir que me considero una gran fan de la cantante y, por ello, estuve esperando con ansías el vídeo. No me defraudó; es más, me impresionó y emocionó al mismo tiempo.

El vídeo rinde homenaje a las víctima que fallecieron en el club Pulse de Orlando. En él nos muestran a tantos bailarines como víctimas hubo en la masacre. Es desgarrador, pero al mismo tiempo es emotivo que la cantante haya querido hacer algo por ellos.

La canción nos anima a no rendirnos nunca, a luchar hasta el final. Porque todos somos libres para ser tan grandes como queramos. Canciones como estas son las que más me ayudan a escribir.

7. Cheap Thrills, de Sia:

Una de las canciones más rítmicas de la cantante es  Cheap Thrills. He de decir que me encanta y, por ello está incluida en mi lista. Además, la letra es única. Nos anima y nos dice que no hace falta gastar dinero para pasarlo bien. ¿No creéis que tiene razón?

8. Move Your Body, de Sia:

Esta es la última canción que ha entrado en mi lista. Fue sacada al púdico hace poco y, desde que la he escuchado (hace un par de días), no he podido dejar de hacerlo. Es muy pegadiza y su ritmo tan fuerte en los estribillos hace que no pueda dejar de teclear en el teclado mientras mi imaginación se disparada.

Otras canciones que escucho

Las que os acabo de poner son canciones que escucho siempre, pero como bien he dicho antes, hay otras que también escucho a veces. Es el caso de las que os pongo a continuación:

9. Among All God´s Creatures, de Rachael Sage:

Esta es una canción que no puedo dejar de escuchar cuando intento relajarme. Puede ser algo lenta al principio y su melodía suave puede hacernos creer que es aburrida. Nos equivocamos. Es fuerte y esa energía que parece inexistente al principio es lo que más me gusta. Por lo general, me gusta esta cantante y os animo a escuchar varios temas suyos.

10. Oportunity, de Sia:

Esta canción la he podido escuchar gracias a la versión moderna de Annie y es una que no puedo evitar escucharla cuando me encuentro algo desanimada. Me motiva y me ayuda a seguir adelante, al mismo tiempo que me recuerda mi infancia (he crecido rodeada de las películas de Annie).

11. Judas, Lady Gaga:

Por último, una de mis canciones favoritas es esta. Es potente, aterradora y oscura. Me encanta y siempre la he escuchado para recrear escenas lúgubres en mis escritos.

Como muchos habréis visto, soy una gran fan de Sia. No puedo evitarlo: me gustan su voz, sus canciones y su forma original y misteriosa de crear vídeos.

En definitiva, estas son las once canciones que escucho cuando escribo. Hay muchos métodos para fomentar la creatividad y la concentración, y para mí uno de ellos es la música. Y vosotros, ¿qué método utilizáis?

Anuncios