Hoy os traígo otra serie de citas. En este caso me he centrado en La Élite, segunda parte de la saga La Selección. La semana pasada compartí con vosotros varias citas del primer libro y esta semana os comparto las frases que a mí personalmente más me han gustado o llamado la atención del segundo libro. Es probable que la semana que viene las citas tengan que ver con el tercer libro de la saga, así que id preparándoos.

image

Mis frases:

“Aspen había sido mi primer amor; cuando lo miraba era suya.”

“¿Cómo sería querer a Maxon, sin más?”

“—Más —exigí—. ¿Qué más se te da mal?

Él me agarró y se colocó muy cerca, con un brillo en sus ojos marrones que indicaba que escondía un secreto.

—Hace poco he descubierto otra cosa…

—Cuéntame.

—Resulta que se me da terriblemente mal estar lejos de ti. Es un problema grave.

Sonreí.

—¿Lo has intentado?

Él fingió que se lo pensaba.

—Bueno…, no. Y no esperes que empiece a hacerlo ahora.” —Conversación entre America Singer y Maxon Schreave.

“—Ojalá las cosas fueran más fáciles, más normales —repuso él con una sonrisa triste.

Me acerqué para poder rodearlo con mis brazos. Maxon dejó caer la manta para abrazarme.

—Siento ser yo quien desvele el secreto, alteza, pero, incluso sin sus guardias, no tiene usted nada de normal.” —Conversación entre America Singer y Maxon Schreave.

“Desde luego las dotes de mando no eran uno de mis puntos fuertes.”

“Tenía miedo. Miedo de que los sentimientos de Maxon no fueran todo lo genuinos que parecían, miedo de lo que significaría ser princesa, miedo de perder a Aspen.”

“Era imposible. Tenía que escoger. Aspen o Maxon.

Pero, ¡¿cómo iba a decidirme entre las dos posibilidades?! ¿Cómo iba a tomar una decisión que, en cualquier caso, en parte me destrozaría?”

“¿Cómo podía ser que esa persona, alguien que siempre había considerado absolutamente opuesto a mí, diera siempre con todo lo que más ilusión me podía hacer?”

“Maxon para mí era más de lo que yo me permitía creer.”

“Quería ser su novia, su <<cariño>>. Deseaba ser solo de Maxon.”

“—Eres tú —dije—. No quiero dejarte a ti.” —America Singer a Maxon Schreave.

“—¿Estás segura?

—Si tú estás seguro, yo estoy segura.” —Maxon Schreave y America Singer.

“Había cometido un error confesándole mis sentimientos. Por mucho que dijera, no podía estar tan interesado en mí si su primer instinto era pasar el rato con las demás.”

“—Si no se da cuenta de lo increíble que eres, es que es un idiota.” —Aspen Leger.

“Pasara lo que pasara, Aspen siempre estaría ahí, a mi lado.”

“—¿Cómo es estar enamorada? —preguntó May. (…)

Lucy esbozó una sonrisa triste.

image—Es lo más maravilloso y lo más terrible que te puede suceder —dijo, simplemente—. Sabes que has encontrado algo sorprendente, y quieres que te dure toda la vida; y a partir de entonces, te pasas cada segundo temiendo el momento en que puedas llegar a perderlo.” —May Singer y Lucy.

“El amor es un miedo precioso.”

“La Selección me había cambiado tanto que a veces se me olvidaba la suerte que tenía.”

“Aspen y yo éramos una rareza: una Cinco y un Seis que habían abandonado sus monótonas vidas por la vida de palacio.”

“No podía creer que aquello me estuviera pasando justo a mí.”

“Sabía que tendría que dejar que el fuego que mantenía vivo por Aspen se apagara. Sería un proceso lento, y tendría que contárselo a Maxon.

Porque ahora era suya. Nunca había estado tan Segura.”

“Marlee miraba fijamente a Carter, y él la miraba a ella, estirando el cuello. Era innegable que tenían miedo, pero en la mirada de ella también había una expresión que parecía querer tranquilizar a Carter; dejarle claro que pese a todo no se arrepentía.”

“—Me prometiste que no me dejarías. No te rindas, no me abandones así. Por favor.” —Maxon Schreave.

“La mirada de Aspen decía mucho: que estaba dispuesto a sacrificar cualquier cosa para ayudarme, que llegaría hasta donde fuera.”

“Él (Aspen) era como estar en casa, me hacía sentir segura.”

“—Así son las cosas. El cielo es azul, el sol brilla y Aspen está irremediablemente enamorado de America. Así es cómo diseñaron el mundo.” —Aspen Leger.

—¿Por qué me molestaba en seguir con aquello? El rey esperaba que fracasara, el público no me quería y yo estaba segura de que no estaba hecha para ser princesa.”

“No parecía que importara mucho lo que yo pensara de ser princesa, o cuáles fueran mis sentimientos por Maxon, o lo que sintiera en general. Era evidente que el rey tenía tan claro que no era una candidata al triunfo que ni siquiera le valía la pena molestarse en hablar conmigo.”

“Si al rey le preocupaba que su hijo pudiera llegar a ser un buen líder, lo que tenía que hacer era instruirle, no apartarle de todo por temor a que cometiera un error.”

“En aquella cama, en la enfermería del palacio, Maxon Schreave me partió el corazón, de verdad. Y el dolor fue inimaginable. Hasta entonces había podido convencerme de que todo lo que había visto entre él y Kriss eran imaginaciones mías, pero ahora estaba segura.

Le gustaba Kriss. Quizá tanto como yo.

“Maxon y yo habíamos empezado como amigos, y quizás eso fuera lo que debíamos ser: buenos amigos.”

“¿De verdad podía hacerlo? ¿Sería capaz de ser la futura princesa de Illéa?”

“Si se tratara de mí y, de pronto, me convirtiera en una Ocho, lo mejor que podía hacer por mi familia sería desaparecer. Llevaría tiempo, pero al final la gente se olvidaría. Con el tiempo, mis padres se recuperarían.”

“—Ya no sé leer tus pensamientos. Al principio sí, cuando no te gustaba nada; y cuando las cosas entre nosotros cambiaron, me mirabas de otro modo. Ahora hay momentos en que creo que ahí hay algo, y otros en los que me da la impresión de que ya te has alejado.” —Maxon Schreave.

“Las otras chicas no separaron la mirada del rey y de Maxon cuando se fueron, pero yo me quedé mirando a la reina. Tenía un aspecto muy frágil. ¿Cuántas veces tendría que ver a su marido y a su hijo antes de venirse abajo?”

“—A veces tengo la sensación de que Maxon y yo participamos en otro tipo de <<Selección>>. Solo él y yo. Y uno de los dos te conseguirá al final del juego. Y la verdad es que no sé quién lo tiene peor. Maxon, en realidad, no sabe que estamos compitiendo, así que quizá no ponga toda la carne en el asador. Pero, por otra parte, yo tengo que esconderme, así que tampoco puedo darte lo que te da él.” —Aspen Leger a America Singer.

“—A veces tengo la sensación de que somos como un nudo, demasiado enredado como para que nos puedan separar.” —Aspen Leger a America Singer.

“—La verdad es que estoy tan cansado de que todo el mundo decida por mí algo que se supone que depende de mí.” —Maxon Schreave a America Singer.

“Y ahí aparecía de nuevo la esperanza, abriéndose paso entre tantas preocupaciones.”

“—Este Gobierno no hizo nada cuando no tenían nada para comer. Dejaron que azotaran a mi hermano en la plaza. Toda la palabrería del mundo no podrá deshacer lo que somos. Nos dejaron en un rincón para que nunca pudiéramos salir por nosotros mismos, y no tienen ninguna prisa en sacarnos de allí.” —Aspen Leger a America Singer.

“¿Cómo habían conseguido que aquella historia quedara olvidada? ¿Cómo es que nadie hablaba de los antiguos países? ¿Dónde estaba toda esa información? ¿Por qué no la conocía nadie?”

“—He visto muchas cosas, America, y sé muchas cosas; y no creo que sea capaz de cambiarlas.” —Maxon Schreave.

“—¿Tan terrible es que desee disfrutar de un momento, de quince minutos de vida, sin que eso importe? ¿Sentirme bien? ¿Fingir por un rato que alguien me quiere? Puedes juzgarme si quieres, pero no me puedo disculpar por desear un poco de normalidad en mi vida.” —Maxon Schreave a America Singer.

“—Kriss es una buena opción. Será mucho mejor princesa de lo que podría serlo yo.

Maxon chasqueó la lengua.

—Es menos peligrosa. Dios sabe qué podría pasarle al país contigo al mando.

Me reí, porque tenía razón.

—Probablemente lo llevaría a la ruina.

Maxon sonrió, sin dejar de sonreír.

—Aunque quizá necesite que lo lleven a la ruina.” —Conversación entre Maxon Schreave y America Singer.

“Me pregunté cómo sería nuestro mundo en ruinas. No podríamos liberarnos de la familia real —¿cómo íbamos a hacer nuestra transición?—, pero quizá pudiéramos cambiar la manera de gestionar las cosas. Los cargos podrían ser por elección, yo heredados. Y las castas… La verdad es que me gustaría que nos libráramos de ellas.”

“—Dame la oportunidad de ser yo quien te escoja.” —America Singer a Aspen Leger.

image“—Necesito saber que me puedo fiar de ti. Necesito saber que puedes guardarme los secretos, confiar en en mis decisiones y no esconderme cosas. Necesito que seas completamente sincera conmigo y que dejes de cuestionar cada decisión que tomo. Necesito que tengas fe en mí, America.” —Maxon Schreave.

“¿Qué podía tener de bueno verse obligado a vivir en un rincón de la sociedad?”

Estas han sido todas. Espero que este post os haya gustado. ¿Cuál de todas os ha gustado más?

Anuncios