Hace unas semanas tuve que leer para la universidad La Odisea, escrita por Homero. Parte del trabajo era señalar alguna frase que nos llamara la atención y, por ello, he decidido compartirlas con vosotros:

Ficha técnica:

Título: La Odisea.

Autor: Homero.

Editorial: Alianza Editorial.

Estas han sido las frases que yo había señalado:

“Háblame, Musa, del hombre de múltiples tretas que por muy largo tiempo anduvo errante, tras haber arrasado la sagrada sagrada ciudadela de Troya, y vio las ciudades y conoció el modo de pensar de numerosas gentes. Muchas penas padeció en alta mar él en su ánimo, defendiendo la vida y el regreso de sus compañeros. Mas ni aun así los salvó por más que ansiaba.” (Canto I, pág. 41)

“Telémaco, en adelante ya no serás cobarde ni estúpido, si algo en ti se ha inculcado el valeroso coraje de tu padre. ¡Cómo era aquél en cumplir su empeño y su palabra! No va a ser, pues, tu viaje inútil ni incierto.” (Canto II, pág. 72)

“Nada saben de la muerte y el negro destino que ya les ronda cerca: que todos van a perecer en un mismo día.” (Canto II, pág. 72)

“No se ha oscurecido en vosotros la estirpe de vuestros padres, sino que sois del linaje de los reyes de divina alcurnia, de los portadores de cetro, porque tal como sois no pudieron haberos engendrado unos villanos.” (Canto IV, pág. 99)

“Cuantas angustias fantasea un león en medio del acoso de los cazadores, cuando le acorralan en un cerco traicionero, tantas la acosaban a ella hasta que le sobrevino el dulce vino.” (Canto IV, pág. 127)

“Se levantaba la Aurora del lecho, a la vera del ilustre Titono, a fin de llevar su luz a los inmortales y a los mortales.” (Canto V, pág. 130)

“Que atestigüen ahora la tierra y el ancho cielo arriba, y el agua que mana de la Estigia (que es el juramento máximo y más tremendo que hay entre los dioses dichosos), esto: que no voy a tramar contra ti ninguna otra desdicha.” (Canto V, pág. 137)

image“Laertída de linaje divino, Odiseo de muchos recursos, ¿conque ya ahora, enseguida, quieres marcharte a tu querida tierra patria? Que te vaya bien, aun así. Mas si supieras en tu mente cuántos rigores es tu destino soportar antes de regresar a tu tierra patria, quedándote acá conmigo guardarías esta casa y serías inmortal, aunque añorarías contemplar a tu esposa de continuo todos los días. Me jacto, desde luego, de que no soy inferior a ella, ni en figura ni en talle, porque de ningún modo es normal que las mortales rivalicen en figura ni belleza con las inmortales.” (Canto V, pág. 137)

“Tras hablar así, reunía nubarrones y, blandiendo su tridente, alborotó el mar. Excitó todas las furias de los vientos rumbos, y con nubes recubrió a la vez la tierra y el mar.” (Canto V, pág. 140)

“Ahora, en cambio, está predestinado que me arrebate una muerte miserable.” (Canto V, pág. 141)

“Conque actuaré del siguiente modo, que me parece que es lo mejor: mientras los troncos se mantengan ajustados en su ensamblaje, entre tanto me quedaré aquí soportando estos tormentos; y si luego el oleaje descuartiza la balsa, me echaré a nadar, ya que no está a mi alcance prever algo mejor.” (Canto V, pág. 143)

“Tan anhelada como se aparece a los hijos la vida de su padre, que yace padeciendo los fuertes dolores de la enfermedad, consumiéndose durante largo tiempo, y una odiosa divinidad lo tiene postrado, y los dioses según lo anhelado lo liberan de la calamidad, así de deseada apareció ante Odiseo la tierra y su bosque, y se puso a nadar apresurándose para arribar con sus pies a la tierra firme.” (Canto V, pág 144)

“¡Ay de mí! ¿A la tierra de qué hombres ahora he llegado? ¿Serán acaso soberbios y salvajes e ignorantes de lo justo o amantes de la hospitalidad y con un entendimiento piadoso?” (Canto VI, pág. 152)

“Y Odiseo tomando con sus robustas manos su gran manto purpúreo lo alzó sobre su cabeza y se cubrió sus hermosas facciones. Porque se avergonzaba de derramar sus lágrimas desde sus cejas.” (Canto VIII, pág. 177)

“Así tú tienes un aspecto muy distinguido, y un dios no lo presentaría muy distinto, pero de mente eres un botarate.” (Canto VIII, pág. 180)

“¡Vete, que aquí vuelves marcado por el odio de los inmortales!” (Canto X, pág. 220)

“No aman los dioses felices los actos perversos, sino que honran la justicia y las acciones honestas de los hombres.” (Canto XIV, pág. 296)

“Incluso con sus penas se deleita el hombre que ha sufrido muchos pesares y vagado mucho.” (Canto XV, pág. 327)

“Es fácil para los dioses que poseen el amplio cielo revestir de gloria a un mortal o arruinarlo.” (Canto XVI, pág. 341)

“Hacia la ciudad Eumeo guiaba a su amo, con el aspecto de un mendigo mísero y viejo, apoyado en un bastón, y vestido con ropas andrajosas.” (Canto XVII, pág. 358)

“Desde luego los malos pastores echan a perder los rebaños.” (Canto XVII, pág. 359)

“No puedo sopesar con buen juicio todo.” (Canto XVIII, pág. 381)

“Te destacas entre las mujeres por tu figura, tu belleza y tu equilibrada cordura interior.” (Canto XVIII, pág. 382)

“Esta pena tremenda embarga mi corazón y mi ánimo.” (Canto XVIII, pág. 383)

“Ellos apremian la boda, yo tramo mis engaños.” (Canto XIX, pág. 394)

“¿Quién iba a pensar que, entre tantos comensales, un hombre entre la multitud, por fuerte que fuera, le daría una mala muerte y un negro destino?” (Canto XXII, pág. 441)

“Los necios no se habían apercibido aún de cómo los lazos de la muerte los tenían apresados a todos ellos.” (Canto XXII, pág. 442)

¿Qué os han parecido? ¿Cuáles os han gustado más?

Anuncios